jueves, 9 de marzo de 2017

¡Prisionera de ti soy!


Me gustaría amor,

Que tú, poquito a poco, me desnudases

y la braguita a bocaditos me quitases

Que lentamente, y beso a beso fueses,

de entre mis cálidas y trémulas piernas,

Acariciando, hasta que a mis senos llegases.

Que la punta de tu lengua, con ellos se pelease

y que tus labios, entre abiertos y ansioso

jugueteando acariciadores, de ellos libases.

¡Dioses que escalofrío!

Los pezones se me inflaman de puro deseo

De placer todo el bello de mi piel, entre gemidos, se eriza…

¡Sigue, sigue!  Bébete toda la miel que  para ti guardan!

Si siguieses, chiquillo mío, ¡no sé qué pasaría!

¡Sí, sí que lo sé! Sin poderlo evitar, me ‘iría’

Pero como te quiero disfrutar y que tu disfrutes de mi

Mis manos pesarosas, de apartarían con una caricia de ti

Suspirando y conteniéndome para no pedirte...

¡Hazme tuya y húndete, en mi, hasta la entrañas!  ¡Ya...Penétrame!

Te separaría un poco, y mis manos codiciosas

se perderían entre tus piernas para acariciar
tu glande.

Erguido y con su brillante y sonrosado capullo

¡De locas ansias me haría estremecer!

Mientras mi boca celosa, ávida de el,

se inclinaría sedienta para saciar su sed.

Pero otra vez huiría por miedo a perecer

antes de hacerte enloquecer…

Mi lengua juguetona lamería tu ardiente vientre...

Recorrería centímetro a centímetro, cada poro
de tu piel

Llegaría a tu cuello  lamiéndote, intentando

-hambrienta de ti mi boca- absorberte...

Para al final saborearte, con un fugaz aleteo
de mi ansiosa lengua,

Hundiéndola y sacándola muy lentamente

de tus excitantes orejillas, con traviesos
y provocativos vaivenes.

En esos momentos, tú me separas, y con ternura,

me pones unas esposas y me apresas a la cabecera

de nuestra cama, y yo… ¡Te dejo hacer!

Me encanta estar prisionera de tu amor

y deseosa de tus caprichos de pasión..

Y entonces me siento libre ¡Solo me queda esperar!

No soy responsable de nada amor…

¡Prisionera de ti soy!


María Sena

1/12/2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada